Home » Informe sobre la Justicia Administrativa » Seminario sobre la Justicia Administrativa » El control administrativo: por un sistema de justicia administrativa

El control administrativo: por un sistema de justicia administrativa

El día 5 de junio se celebra el seminario “El control administrativo: por un sistema de justicia administrativa” en el Salón de Grados de nuestra Facultad al que estáis todos invitados (programa disponible en este enlace). El seminario es una oportunidad para reflexionar sobre la integración de la función de control administrativa en un sistema de control que, con fundamento en la propia Constitución y conjuntamente con otras formas de control, conformen un sistema de justicia administrativa. A estos efectos, se ha de poner de manifiesto que, a pesar de la polisemia del concepto “control” que se deriva del propio texto constitucional, el planteamiento propuesto centra su atención en el control como función correctiva o de enjuiciamiento sobre la regularidad jurídica de la actuación de los poderes públicos.

El seminario intenta seguir un orden lógico. En primer lugar, aborda esta cuestión desde la perspectiva constitucional. Aquí, la Constitución evidencia la configuración de un sistema de control conformado por una función de atribución transversal y que, desde luego, supera los moldes de una rígida separación de poderes (poder/función). Desde el poder judicial y el Tribunal Constitucional, a la propia Administración, pasando por las Cortes Generales (control político), el Defensor del Pueblo, el Consejo de Estado, el Consejo General del Poder Judicial, el Consejo Económico y Social o el Tribunal de Cuentas, todos ellos gozan de funciones de control.

Partiendo de esta premisa, el seminario pretende contribuir a la formulación de una teoría del control tratando de determinar si la función de control goza de unidad estructural por estar sustentada sobre elementos configuradores comunes con independencia de a qué órgano/organización/poder le sea atribuida esta función. La cuestión es, por tanto, si controlar es siempre una misma y única función, sin perjuicio de admitir su carácter adaptativo (adecuación al objeto de control), multiforme (variabilidad de formas de control), multifacético (no necesariamente ex post) y no excluyente (no impeditivo del control judicial). En definitiva, esa eventual unidad estructural no imposibilitaría admitir que la función de control goce de una variabilidad caracterizadora que permita al legislador prever tipos de control ajustados a la actuación sometida a fiscalización. Aquí el Derecho Administrativo está mostrando su gran versatilidad, superando la clásica configuración jerárquica de los recursos administrativos, previendo mecanismos de control que se configuran en algunos casos como controles cuasi-jurisdiccionales (p.ej. los tribunales administrativos en materia de recursos contractuales, el tribunal administrativo del deporte, pero también la Agencia de Protección de Datos, la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia, etc.).

La siguiente cuestión que se pretende abordar en el seminario es el modo en que el Derecho Administrativo puede contribuir a construir un sistema de justicia administrativa. No existe ningún mandato constitucional que imponga que el sistema de justicia administrativa se conforme únicamente mediante la maximización del control que garantiza el control judicial. Lo que sí exige la Constitución es que esas otras formas de control no impidan el acceso al control jurisdiccional. Por tanto, la propia Constitución abre las puertas a construir un sistema de justicia administrativa en el que se integren mecanismos administrativos de control.

La pregunta es qué caracterización jurídica debe dotar el legislador a la función administrativa de control para que pueda ser considerado como un mecanismo orientado a aquel fin. Inspirados en la jurisprudencia del TEDH y del TJUE, la cuestión que se pretende abordar en el seminario es si la previsión legal de mecanismos de control para la provisión de justicia exige la maximización de ciertos elementos estructurales de la función de control, como los que atañen a la configuración del “sujeto de control” (independencia e imparcialidad), las garantías procesales de las partes, así como la efectividad del control en términos de eficacia de la decisión, eventual recurribilidad en sede administrativa, etc. En la sesión de tarde del seminario se analizarán algunos de los ejemplos más recientes de mecanismos de control administrativo con la finalidad de poner de manifiesto cuál está siendo la orientación seguida por el legislador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *